domingo, 21 de enero de 2007
Ciencias caóticas (IV: La Biología)
Después del susto que se pegaron algunos en el post anterior, y aún a falta de pruebas que demuestren lo contrario (a que acojona!!! jejeje) diré que el tema del bombo y de la meiosis no me atañen a mí directamente sino a la señorita pelirroja de la foto que de vez en cuando hace acto de presencia por esta humilde página y a su chorbo, ese mismo que siempre va subido a una tabla.

La verdad es que aún no he terminado de hacerme a la idea, desde aquel momento a principios de año cuando nos anunció la buena nueva en mitad de un paso de cebra. Al menos quiso el destino que tuviera un bonito marco (más allá de la obra en la que estábamos esperando) ya que de fondo teníamos una estupenda y soleada vista del Palacio Real de Madrid.

Pues si, queridos, todo hace esperar que a mediados-finales de Agosto seré tía. Y creo que lo puedo decir con casi todo el derecho del mundo ya que, si bien la madre de la criatura y yo no tenemos lazos de sangre, nos conocemos desde la tierna edad de los 5 añitos y desde entonces ella ha sido siempre mi "muy mejor amiga", como decía Forrest Gump. Es como mi hermana, de modo que su retoño será como mi sobrino. Y es que últimamente se me está despertando el reloj biológico, pero el de TIA, ehhh .... nada de churumbeles propios, que eso si que podría considerarse un arma de destrucción masiva contra el mundo, jejeje

Esto, por otro lado, marca un antes y un después en la historia de nuestras vidas (de los implicados, me refiero) porque, si bien la gente se casa, se independiza, etc ... parece que hasta que no tienes cachorros no te cambia la vida de una forma tan brutal. Todo esto hizo que el otro dia me pusiera a pensar en que, verdaderamente, nos estamos haciendo viejos .... jo, qué bajón, así que me puse a ver unos dibujos animados de Heidi y unos trocitos de "La Bola de Cristal" en el You Tube que me devolvieran al estado permanente de inmadurez en el que me instalé hace tiempo y en el que me siento tan a gusto.

Pero ahora, cuando una piensa en el bombo de la madre y en lo que se está gestando ahí dentro, no puedo dejar de pensar en los millones de combinaciones que pueden estar barajando .... lo siento, pero es que una es de ciencias y de tanto machacarme ciertos temas (como por ejemplo, las Leyes de Mendel ... 1, 2, 3, responda otra vez), se me han quedado muy patentes y ahora especulo con la posibilidad de tener un sobrino chico rubio con ojos marrones o una sobrina pelirroja con los ojos azules.

En cualquier caso, lo que es seguro es que las gafas las llevará de equipamiento de serie (saliendo así a la familia materna) y será un cafre de la montaña como el progenitor donante del cromosoma Y ... lo único que espero es que no salga calvo, sobre todo si es una nena.

De todas maneras, salga como salga, le querremos igual (buaaaggg, que me traigan una bolsita antimareo, por favor!). Enhorabuena a los premiados



 
posted by Rita Peich at 1/21/2007 12:24:00 p. m. | Permalink | 15 comments