viernes, 24 de noviembre de 2006
Y volver ... volver, volver ...
Dicen que cuando un viaje se te hace largo es señal de que te has aburrido, pero yo creo que no es así. A ver, no es que se me haya hecho largo, sino que me da la impresión de haber estado mucho tiempo en tierras americanas, cuando en realidad ni siquiera han llegado a ser 10 dias. Pero qué 10 días!!!

A pesar de ir no precisamente de vacaciones sino por motivos laborales, me han sentado mucho mejor de lo que me han sentado muchas de las vacaciones que me he tomado en mi vida: he conocido diferentes formas de trabajar, muchas personas de muchos países del continente americano, muchos futuros amigos además de compañeros de curro ... y unas playas maravillosas, aunque sea desde el balcón de mi habitación de hotel.

El caso es que he vuelto muuuuy relajada. Tanto, que ahora me cuesta ponerme manos a la obra y afrontar todo el trabajo que se me avecina. Mi hígado ha venido un tanto más maltrecho de lo que se marchó. He comido y he bebido cosas a las que mi cuerpo no está acostumbrado. He utilzado palabros y acentos que normalmente no salen de mi boca. He conocido a personas con las que hasta ahora sólo conocía la voz (el conocido, entre otros, el rostro de la voz más sexy que estos oídos hayan percibido en su vida!!!!). He bailado salsa hasta el amanecer. Y encima he vuelto siendo tía de un bebé preciosísisisisisisimo que se llama Diego.

Ahora estoy cansada pero contenta. Soy un año más vieja, por cierto, y me veo alguna arruguilla que quizás no tenía al marchar a México ... pero soy más persona porque he conocido a más personas, y eso me hace muy feliz

Y esto justifica mi larga ausencia. Como dice mi amigo Javi-Lengua-Y-Dedo (lo del nombre es una historia que quizás algún día desvelaré con su permiso), de vez en cuando hay que perderse. Yo lo acabo de hacer, a un paraje muy similar a lo que debe ser el paraíso ... (lástima que saliendo un poco más del paraje se vieran torres de apartamentos por todos lados) ... y ahora ya no puedo esperar la próxima escapada.

A veces me pregunto qué habré hecho yo en la vida para merecerme todas las cosas buenas que tengo, sobre todo cuando uno se para y mira a su alrededor ... en cualquier caso, Virgencita, que me quede como estoy

Besos a todos con sabor a tequila Posted by Picasa
 
posted by Rita Peich at 11/24/2006 01:13:00 a. m. | Permalink | 10 comments