sábado, 16 de diciembre de 2006
Ciencias caóticas (II: La Química)

Fin del problema de física, pero inicio de los problemas de química, que son los más jodidos. De la química de las personas, de la química del mundo.

Aún siendo triste, quisiera verme yo en una situación como ésta. Haber estado allí, en el momento preciso. Ser quién le inspirara a Julián, a mi Julián, esas cosas que él le escribe a ella. Pero no lo soy, (o al menos Julián no se ha materializado aún en mi vida). Mientras se despeja la incógnita J he de conformarme con leer los relatos de un desconocido completamente bipolar, al que cada día me siento más afín, porque mi polo positivo se asemeja al suyo. Y su negativo al mío.

Quizás por eso nos separa la distancia, porque somos dos cargas fuertes del mismo signo. Esa es una de las pocas cosas que no he olvidado de todo lo que aprendí en los libros durante años.

Creo que nunca nadie escribió nada remotamente similar por o para mí, aunque lo cierto es que no lo sé. Porque la mayoría de las personas que son musas de tales cosas, están demasiado ocupadas haciendo "cosas de musas" ... aunque me da a a mi en la nariz que el día que repartieron los papeles de musas, yo estaba de vendimia celestial ... vamos, a por uvas ...

Solo la faceta etérea/energética que todos tenemos es la que me salva de la quema, aunque sé que soy mi propia gasolina y mi propia mecha ... la energía me la darías tú, sea cual fuera el nombre que tuviera tu persona, la incógnica J. La reacción puede ser muy peligrosa por ser tremendamente exotérmica. Tanto la combustión como, mucho más, la fusión nuclear ... y eso no tiene entorno ni recipiente que lo aguante. Semejante crecimiento de entropía supondría un desastre. Debe ser por eso por lo que las fuerzas de la naturaleza se interponen entre nosotros. Calcula los efectos tan devastadores del [E = m c²]

Tengo en la mente su esencia, su química. Pero me falta su física. La temperatura, la potencia, la mecánica, las fuerzas y tensiones. Sé que algún día resolveré la ecuación, despejaré la incógnita de su nombre, y sus coordenadas (x,y) .... y entonces me encerraré con él en el laboratorio y me dedicaré a investigarle y experimentarlo. La reación se podrá tachar de cualquier cosa, menos de "equilibrio de fuerzas".... será digno del Nobel de Química, pero no me importará si no me lo dan, porque el premio ya me lo habré llevado puesto
 
posted by Rita Peich at 12/16/2006 05:21:00 p. m. | Permalink | 11 comments
lunes, 11 de diciembre de 2006
Ciencias caóticas (I: La Física)
Un tren sale de Madrid en dirección a la Tierra del Olvido con una velocidad inicial "v1" despreciable, lo cual permite que el chico que espera a su partida de pie en el andén aún pueda hablar con aquella chica por la ventana mientras el tren se pone en movimiento e incluso le permite tocar su mano, como en las películas. Dicha ocupante del vagón tiene una entalpía "H1" correspondiente a la de haber estado un buen rato en el andén despidiéndose abrazada a aquella persona tan especial, lo cual le ocasiona una pérdida de masa "dM" en base a las lágrimas derramadas en su hombro y un aumento de temperatura "dT" debido a lo acalorada de la situación y la presión "P" que un cuerpo ejercía contra el otro.

El tren comienza a ganar velocidad gracias a una aceleración constante y lineal "a". Debido a la perspectica diédrica de la estación desde aquel punto, el tren en su trayectoria va haciéndose pequeñito al abandonar Atocha, hasta que se asemeja a una partícula subatómica y desaparece del plano.

Calcúlese: Cuánto tiempo tardará en llegar ese tren a la Tierra del Olvido? Cuál de las dos personas ha perdido más energía en la reacción? y masa? y energía? Dónde van a parar todas esas pérdidas? Es cierto que el sistema es un equilibrio? A dónde irán los besos que no damos? (que cantaba Victor Manuel). Respuestas por favor, en los comentarios.
 
posted by Rita Peich at 12/11/2006 09:10:00 p. m. | Permalink | 11 comments
Strangers in the night
Se llama Carlos... o se llamaba?
Su nombre de pila es uno de los pocos datos que tengo de él ... o que tenía?
Él y yo somos lo que Fran Sinatra denominaría "Strangers in the night".

Tengo una relación especial con él, y él conmigo. En realidad no nos conocemos de nada, más que de un par de mails que cambiamos hace un tiempo.
Pero ahora nuestra relación se basa casi exclusivamente en el teléfono (aunque yo sé que él me lee, y yo le leía a él hasta que se cansó de escribir)

Él me llama, yo le llamo.
Él sabe muchas cosas de mí, yo muy pocas de él.
Yo le dije al primer contacto que no me llamaba Rita. Él ... no.

Una de las pocas cosas que sabía de él era que su nombre: Carlos ... y ahora me dice que no es así!!! La verdad es que da igual cómo se llame, como todo el mundo se puede imaginar (siempre que no se llame Raquel .... o Agustina ... o Carmen de Mierena ... o Fidel Castro). Pero me sigue resultando extraño que a estas alturas me confiese que no se llama Carlos y no me lo haya dicho antes.

Él dice que es para preservar su intimidad, que en algún momento me confesará su verdadero nombre y que incluso me mandará una foto ... y yo, la verdad, casi prefiero que no me la mande. Yo ya me había hecho unaa idea en mi maquiavélica mentecilla del Carlos con el que yo hablaba y al que yo le confieso mis más escondidos secretos. El de la voz sexy que me calma cuando a veces estoy estresada, que me hace reir, el que siempre me lleva la contraria y con el que me podría pasar horas hablando por teléfono sobre mil y una cosas (aunque él diga que sólo sobre una)... Y si ahora me dice que no es Carlos y me muestra una cara que con toda seguridad será a diferente a que yo me había imaginado (de hecho, no tengo ni idea de como puede ser, pero a mi me gusta así), entonces ... seguramente dejará de ser mi "stranger in the night" para pasar a ser un ser extraño... y se perderá la magia.

Por eso creo que prefiero que siga siendo Carlos ... aunque ya le he dicho que me voy a pensar si me enfado con él (y mira que me gusta poco enfadarme con él, más que nada porque le sube el ego y ya lo tiene por encima del colesterol). Sé que ahora mismo estará leyendo esto y estará más ancho que largo ... que le habrá encantado lo de "la voz sexy" y que le haya dedicado un nuevo post para-él-solito ... y que probablemente se esconda entre los comentarios con un nombre falso que probablemente nunca descifre ... aaaaaay Carlitos ....

He decidido que voy a someter a referendum entre los que me dejen comentarios sobre si me tengo que cabrear contigo o no. Así que, por favor, que todo el mundo aporte su opinión, a ver si le tengo que partir las "pien-nas" al "Cal-lo" o no :-)
 
posted by Rita Peich at 12/11/2006 02:20:00 p. m. | Permalink | 25 comments