lunes, 16 de abril de 2007
“Me caes muy bien”
... me decía una y otra vez mientras tomábamos cañas, a pesar de, como me dijo “cienes y cienes de veces”, yo no supiera dar dos besos bien dados sino que los tirara al aire, como las damas de alcurnia. Después de la tercera de las 5 cañas por la Latina que perdí en aquella apuesta le demostré que sí, que si me empeñaba, sí que me salía algo más que “medianamente aceptable”...

Al caer la tarde, después de coger energía y llenarse de optimismo robándole el balón a unos críos y dejando patente ante mis brillantes ojos, ligeramente alcoholizados, que el mundo futbolístico no se estaba perdiendo nada especial sin él, la Iglesia de San Andrés fue el único testigo del primer beso “como nuestro Dios (somos ateos) manda”

Y una vez más, como diría Mayra Gómez Kempt, hasta aquí puedo leer ...
 
posted by Rita Peich at 4/16/2007 07:04:00 p. m. | Permalink | 15 comments