viernes, 13 de octubre de 2006
Salir del armario
Hola queridos y queridas

he estado fuera de servicio por circunstancias varias (estar al borde del cataclismo por todos el encuentros en la tercera fase que he vivido durante el cambio de domicilio, el parón de la linea telefónica, lo muerta que estaba después de todo, después me puse mu malita porque mi cuerpo se puso en huelga ... y ahora tengo la primera visita en el palacete de Pin y Pon) ... ya, ya sé que no es excusa y que tendría que haber actualizado algo, pero mi amigo Palíndrome llenará estos minutos musicales con un post que quiere publicar en el blog, a modo de Special Guest o, mismamente, parásito literario ... bueno, pues que me encanta ... tanto, que me da cosa publicarlo y que la gente se meta en mi blog más por él que por mi, jejeje...

-----

Cuando era un embrión de gay me fijaba en los hombres con barba, ese Juan Pardo loquito me tenía. Después hacía que miraba los pechos de Pamela Anderson, pero en realidad enfocaba a los pectorales de los socorristas.

Salir del armario es una tarea difícil que en mi caso se vió facilitaba por mis amigos y familiares. Mi amiga Rita lo primero que me dijo fue que su madre siempre lo supo: la misma que decía que el pollo convertía a los hombres en marica y que por eso a su Jose no se lo daba a probarlo, imaginaros mi cara despues de haberle confesado que mi carne favorita era el pollo. A mi amiga Ana se lo conté en casa de mis padres, no transformó el gesto y sólo dijo "vaya, ya nunca podremos ser novios", adorable criatura. Por último mi amiga Patricía; ellla siempre me presionaba a confesarme - parece ser que su tio gay, Diego, lo supo desde el primer momento que me vio, debía estar comiendome un Mac Pollo ese día ...
Al resto de amigos y familiares, les conté que me habia enamorado de un hombre. A una compañera de trabajo le dije que tenía pareja, pero que se llamaba Rafa. Ella le dijo al resto que estaba cortado porque mi chica tenía nombre de hombre y era fisio (la nota más alta de corte, cágate lorito!).
Mi hermana y mi amiga Marta se echaron a llorar, asustadas pensando en que mundo me metia. Mi hermano ni se inmutó, sólo dijo "vale, pero no se lo digas a mama" y mira que fui obediente: tardé más de cinco años en contarselo. Cuando lo hize me dijo que, por encima de todo, querían a su hijo y nada más. Después me advirtio de los peligros del gay maduro. En el pack mamá entraba papá, pues mi padre se hizo el sueco, pero cada vez que me abrazaba me transmitía todo su cariño, era como decirme "sé porqué lo haces". Y pensar que de niño no me gustaba porque era calvo, oye!!! a lo mejor era porque no tenía barba.
Toda esta introducción viene a cuento por un episodio que sucedió este fin de semana. Recibo un sms el sábado a las dos de la tarde, resulta ser un Chanelo con el que llevo 4 meses escribiéndome por messenger y que había conocido en una página de contactos gay (sé, soy adicto, y qué?), el caso es que nunca habíamos coincidido; el chico celebraba en su casa una fiesta, el tema era "Almodovar" y todo el mundo debería disfarzado de algún personaje del afamado director. A mí me dijo que fuera a las diez, llegué a las once y fui el primero, genial!!!!!!. La verdad que el chico era un encanto, me comentó que entre los invitados estaba sus ex novia, con la que tuvo planes de casarse.
Bueno, pasada una hora y con una sala con más pluma que en un dueto de Rapael y Camilo Sexto, aparece una amiga del chanelo (presentada como amiga, no ex novia), me pregunta cómo nos hemos conocido, contesté que en una página de contactos gay, que realmente ésta era la primera vez que nos encontrábamos físicamente ... ahí queda la cosa.
Pasada otra hora vinieron unos amigos míos a la fiesta, yo les dije de tomar una copa y macharnos a bailar porque la fiestaba estaba matada, así que fui a buscar al anfitrión para despedirme. Cuando llego a la habitación donde se había encerado su amiga, me la encuentro a ella sóla con una cara como tendría Nati Abascal si la nombran Reina del Cava de Sant Sadurni de Nolla. El caso que me dice que se acaba de enterar que su ex novio era gay (gracias a quién? pues a mí), me pide que no me marche. Cómo no sabía que decir, fui obediente, me tome una copa (Batí el record de velocidad de beber un cubata en posesion de Sue Ellen Ewing).
Transcurrida otra hora fui a depedirme del anfitrion, me encontré a la ex novia fumadísima (Chavela bebe para olvidar, pues ella fuma María), me pide que no me vaya y que lo intente con el Chanelo, cágate lorito, si no me gusta!!!! Me dice que es un chico estupendo y que un dia quedamos para NO hablar de él. Qué se le pasaría por la cabeza a esta muchacha? entendería muchas cosas de su vida en pareja? Cómo se lleva cuando te sacan del armario a un ex novio o era ella la que estaba apestando a Polil?
Resulta que para ir a la fiesta pensé en ponerme una bata de guata de mi madre y parecerme a Chus Lampreave en "La Flor de mi Secreto" o coger el hueso de jamón de mi padre, no lavarme el pelo y así imitar a Carmen Maura en "Que he hecho yo para parecer ésto?". Pero al final, para no ir disfrazado, protagonizé el momento almodovariano de la noche.
Besos
 
posted by Rita Peich at 10/13/2006 06:22:00 p. m. | Permalink | 12 comments