miércoles, 27 de junio de 2007
El Rey Midas y las Manitas de Cerdo
Había una vez un rey muy bueno que se llamaba Midas. Sólo que tenía un defecto: que quería tener para él todo el oro del mundo. Un día el rey midas le hizo un favor a un dios. “-Quiero que se convierta en oro todo lo que toque” - dijo Midas. Dios le advirtió de los peligros pero, ante la insistencia del rey, le concedió el deseo. Y fueron convirtiéndose en oro los vestidos que llevaba Midas, una rama que tocó, las puertas de su casa. Hasta el perro que salió a saludarlo se convirtió en una estatua de oro. Y Midas comenzó a preocuparse. Lo más grave fue que cuando quiso comer, todos los alimentos se volvieron de oro. Entonces Midas no aguantó más. Salió corriendo espantado en busca de Dios...

Bueno, supongo que todo el mundo conoce la historia del Rey Midas. “Y a qué viene esto ahora?” – te preguntarás tú con razón ... pues decirte que estos no son más que cuentos que no ocurren en la realidad. Pero lo que sí ocurre es lo que parece que me está pasando a mí estos días. En vez de en oro, parece que todo lo que toco o cae en mis manos durante los últimos días se estropea, se rompe o se desmorona. Se convierte en “caca”, que no en polvo (mira, si al menos eso fuera .... ni tan mal!). La diferencia es que yo no he pedido tal deseo, y creo que no he hecho ningún pacto con ninguna deida (cristiana, pagana o satánica). Aún así, creo que desde que vine de Madrid la última vez algo falla:

- Empezamos con un aterrizaje de emergencia en el vuelo de vuelta a Munich. Al final no fue nada grave, pero llegué a casa a las 2 de la mañana después además de tener un mega pollo con el personal en tierra de Lufthansa. Y encima llueve!

- Creo que entre esto y el estrés acumulado en los últimos días (incluído el de Madrid con el tema “no te ha llamado???” ...gracias Javi!) me ocasiona una mega infección de anginas que me deja K.O. durante una semana, en la que no puedo beber, ni comer ni salir a la calle a pesar del tiempo más alucinante de las últimas décadas en Alemania ... y lo que es peor: ni cantar!!!

- Se me rompe el somier. Y ya era el segundo (los dos de IKEA, tampoco precisamente de los baratos) que me salía rana! Me compro uno nuevo, carísimo, en una renombrada cadena de colchones y somieres alemana. Me lo traen y al desembalarlo nos damos cuenta de que está roto!!! Me traen otro igual y a los dos dias de ponerlo en la cama se escurre del entre el hueco del armazón de la cama y me vuelve a tirar al suelo. Arrrgggg !!! Esta cama está gafada!!! ... no me extraña que no haya manera de estrenarla “biblicamente” ... y menos mal, porque con los movimientos propios y la robustez de la cama, hubiéramos acabado en Urgencias

- Se me rompe el cambio de la bici (a pesar de que ahora que puedo salir el tiempo ha empeorado, aprovecho a sacarla cuando puedo) y voy todo el rato con el plato pequeño. A eso hay que sumarle que el domingo pasado pinché la rueda por primera vez en mi vida y me tocó llevarla a casa “a pata”. Hoy me dicen que la reparación sale alrededor de los 100€, con lo cual esta tarde he vuelto a abrir el monedero y soltar 350€ en una nueva. Alegríaaaa ... Y encima los muy mamones no me han regalado ni la cestita, con la ilusión que me hacía...

- Consigo una cita con un tío que, según la foto, está sorprendentemente tremendo ... y la cosa sale super-rana, con lo que al final no nos vimos. Encima el pavo se cabrea conmigo, cuando soy yo la ofendida y la que tendría que ir a su casa y plantar furtivamente cultivos de ladillas en el cajón de su rompa interior. Otra víctima en potencia de los alrededores de Munich tiene una agenda endiabladamente incompatible con la mía (pero vive Dios que seguimos intentándolo!). Y el de Madrid ... bueno, de éste casi mejor ni hablemos ...

Así que parezco la versión satánica del Rey Midas. O, como decía mi amigo Josean, “llamadme MANITAS DE CERDO” ... En fin, que por éstas y otras cosas, me siento un poco miserable últimamente. A ver si llega algo que me arroje un poco de luz al final del túnel. Quizás el problema sea precisamente la ausencia de “grandes problemas” y por eso me los busco donde en realidad no más que nimiedades (será que he vueto a la edad del pavo? Oh my God!) ... pero el caso es que no me siento demasiado bien y hasta mi piel lo nota. Seguro que en una de estas excursiones a Madrid me ha caído una maldición gitana ...

La buena noticia es que Lufthansa ha sacado una promoción de vuelos con poquísimas millas y ahora, en lugar de para un vuelo más, tengo para DOS!!!! Así que de momento he decidido hacer una nueva weekend-repatriación para ver si puedo deshacer el hechizo y de paso vivo por primera vez el Fin de Semana del Orgullo Gay (rodeada como vivo de tanta pluma, no podía pasar más tiempo sin conocerlo). Alguien adivina el destino del vuelo???? Pues efectivamente ... Por si acaso, los que estéis por allí, manteneos lejos de “manitas de cerdo” :-D

De momento me quedo con la canción "IDIOTA" de Nena Daconte (pincha para oir! y atención a la letra) que he escuchado hoy en el mp3 de la oficina y me ha terminado de hundir en la miseria .... ainsssss ..... qué vida esta, chicaaaa


 
posted by Rita Peich at 6/27/2007 12:16:00 a. m. | Permalink | 6 comments