viernes, 5 de octubre de 2007
Tres veces te arrollé
Durante su visita a Munich, mi amigo el Osezno (en colaboración con la e-Mula) nos dejó un surtido menú desgustación de sus preferencias musicales. Había de todo, la mayoría conocido por ésta que suscribe pero también algunas novedades con caracter social-racial y un marcado tono mexicano (le sale el barrio de vez en cuando, no lo puede evitar). Una de estas "joyitas musicales" a las que me refiero era una canción que creo que se llama "TRES VECES TE ENGAÑÉ", perpetrada por una tal "Paquita la del Barrio" (... hay que tener valor ....). El estribillo reza:



Tres veces te engañé
Tres veces te engañé
Tres veces te engañé
La primera por coraje
La segunda por capricho
La tercera por plasssser ...


Pues eso, que la cantinela se instaló en mi oido y empezó a darme la plasta durante unos cuantos días, durante los cuales me pasó una cosa muy interesate: no es que me engañaran tres veces (al menos que yo me haya dado cuenta, porque a mí es sumamente fácil colármela), pero sí que han intentado tres veces atropellarme con la bici.

- La Primera fue hace dos semanas volviendo a casa por la tarde, escuchando música en mi mp3 player y admirando el bucólico paisaje otoñal de las aceras de Munich llenas de hojas. Atravesaba yo un barrio superchulo y muy tranquilito que hay cerca de mi home-sweet-home cuando, de repente, un VW Golf negro salía, más optimista, de lo debido de uno de los canales procedentes del Palacio de Nymphenburg. La verdad es que el jovenzuelo (no tanto, que pasaba ya la treintena) estaba de bastante buen ver. Me sonrió, me pidió perdón con la mano y me guiñó un ojo ... confieso que me ruboricé un poco ... y cuando volví a ponerme a su altura en el carril bici, parados ambos en un semáforo, me volvió a sonreir ... Mi imaginación voló y me ví liándome con aquel guapo conductor del Golf negro, al cual hubiera llegado a conocer más profundamente si por lo menos me hubiera pillado ... pero al ponerse el semáforo en verde aceleró y mi relación de final feliz se esfumó como el humo de su tubo de escape. FIN DEL PRIMER ATROPELLO

- La Segunda fue pocos dias después, yendo también a la oficina. Cruzaba yo una calle de relativamente mucho tráfico. Al ponerse en verde, eché a andar confiando en que aquella furgoneta blanca que pretendía incorporarse, frenara a tiempo ... Bien, pues no lo hizo! Aunque si con el tiempo suficiente como para no llegar a tocarme. Después de ponerle cara de asesina me dí cuenta de que el conductor era el guitarra de un grupo de un conocido, a cuyos conciertos hemos ido alguna vez. Este chico es super majo y en una noche de borrachera hace ya muchos meses, recuerdo que no me hubiera importado nada llegar a conocernos un poco más en profundidad. Por supuesto, él no me reconoció y siguió su camino después de un gesto de disculpa

- La Tercera fue precisamente anoche. Salía de la oficina e iba con mi amiga María en la bici a un centro comercial cercano. Ya era de noche y la verdad es que he de reconocer que se me había olvidado poner las luces. A la salida de uno de los parkings de la empresa casi me lleva por delante un Jaguar ... que reconocí perteneciente al antiguo gerente de mi departamento, uno al que precisamente no tenía yo en demasiada gracia. Así que con éste no me imaginé un final feliz a partir de un atropello.

No contenta con todas las veces que he puesto en peligro mi vida sobre las dos ruedas, este miércoles (era fiesta en Alemania por la conmemoración de la caída del muro), me convencieron para dar una "vueltecilla" en bici que al final, dependiendo de donde vivas en Munich, estuvo entre los 40-50 km ... mi culo y mi espalda aún están resentidos ... y es que no aprendo!




Conclusiones:

- Las bicicletas son para el verano (en otoño son peligrosas)

- No conviene mezclar las churras con las merinas.

- Precaución, amigo conductor, la senda es peligrosaaaaa.

- Osezno, cuando vuelvas a "enriquecer" mi colección musical con exotismos varios, procura que sea algo más alegre :-)
 
posted by Rita Peich at 10/05/2007 11:45:00 a. m. | Permalink |


7 Comments:


  • At 10/05/2007 5:34 p. m., Blogger Nils

    50 km!?!?!?! con lo poco que me mola la bici, me sorprnde que aún tengas el culo en su sitio, menuda paliza!

     
  • At 10/06/2007 12:38 p. m., Blogger Jean Bedel

    Que locura, ir montado en un aparato con dos ruedas. Que poca estabilidad :-)

     
  • At 10/08/2007 4:59 p. m., Anonymous Anónimo

    ...lleva sillín la bici ????
    que sí, que es muy viejo y muy malo, pero nunca se sabe; como siempre sonríes...

     
  • At 11/05/2007 2:56 p. m., Anonymous Anónimo

    ...ya no me quieres, ya no me llamas, eres, eres, ... eres como todas, que sólo me quiere por , por, ... por mi grannnnn ,.... ummmm ...., fortuna y poder.

    sul.

     
  • At 11/20/2007 11:17 p. m., Blogger Nicanor II

    Te echo mucho de menos!
    Te recomiendo otra de la gran Paquita la del Barrio, se llama "rata de dos patas", búscala en el youtube, seguro que te gusta.
    Ah! y cuídate, hija mía, que queremos que llegues al jueves para celebrar un año más de vida, el primero juntos.
    Te quiero

     
  • At 11/23/2007 10:36 p. m., Anonymous Anónimo

    Hola estoy creando un periódico digital y me gustaría que colaborases conmigo.
    Agrégame a Messenger y hablamos.
    Un saludo. Jose Guillermo. Lonuestro27@hotmail.com

     
  • At 12/31/2007 2:47 p. m., Anonymous Anónimo

    feliz año.

    raimon.