lunes, 25 de agosto de 2008
Things to do before I die
Son muchas las personas que han elaborado estas listas, quizás un poco macabras, con un montón de cosas que después, analizándolas en detalle, no son tan importantes. La fase ploff en la que me encuentro desde hace un par de meses, sumado a las malas noticias que nos sorprenden cada día (tradúzcase por “accidentes aéreos”, bombas que siguen explotando cada día en países que cada vez tienen menos impacto en los medios y las conciencias de las personas, enfermedades repentinas que acaban con la vida de una persona joven de la noche a la mañana, etc) hace me que plantee una vez más lo injusta que es la vida.


Cuánto hijo de puta hay suelto por el mundo que merece la muerte infinitamente más que estas personas que se montan en un avión y en cuestión de una hora están al otro lado del túnel de la luz blanca? Qué hubieran hecho esas personas si alguien les hubiera dicho 1 mes antes que 30 días después estarían muertas? La verdad es que uno siempre da por sentado que morirá más allá de los 80 años, después de una vida plena y feliz. Pero, aún siendo más realista, uno nunca cuenta con la idea de que una noche te sorprenderá un derrame cerebral mientras ves una peli en el sofá, o que un dolor de cabeza permanente será lo que lleven a los médicos a diagnosticarte una horrible enfermedad incurable que te deja muy pocos meses de vida.

Qué se debe sentir cuando los médicos te dicen, con palabras más o menos encubiertas, que no llegarás a fin de año? Y cuando eres consciente de que el avión en el que viajas se va a caer al mar? Ya sé que no es éste un tema particularmente alegre, pero es lo que hoy me pasa por la cabeza después de leer las últimas noticias en torno al ya famoso accidente aéreo. Cómo querría yo pasar mi último mes de vida.
Creo que me daría por comer, beber y fumar. Cantar, bailar, viajar. Tomar el sol, permanecer el mayor tiempo posible en el agua. Aprender a hacer croquetas de una vez por todas, aprender alguna pieza al piano. Pasar tiempo con mi sobrino. Escribir cartas que después dejaría a mis seres queridos. No hablar a nadie sobre mi muerte. Decirle a mi gente que les quiero….
En realidad creo que en mi vida, a los 33 añitos, ha habido un poco de todo. Claro que hay millones de cosas que me gustaría hacer, pero digamos que ninguna de ellas me reconcome el alma. No he escrito un libro, pero sí un blog (y muchas otras cosas). No he montado en globo, pero he volado. No he tenido un hijo, pero tampoco tengo insisto maternal desarrollado. Solo me falta una cosa … y creo que es la más difícil … pero seguiremos intentándolo y no nos rendiremos
Importante es ser consciente de todas las cosas buenas que tenemos, en saber dar las gracias por lo bien que nos va (que nos va mucho mejor de lo que nos pensamos) … y por quitar hierro al asunto, digamos que aquello que dijo el toro en la plaza (aquello de “Siento dejar este mundo sin probar Pipas Facundo”) ya no lo podré decir, porque sí que las he comido muuuuuchas veces

P.S. Por cierto, siento haber dejado a Pablo con la curiosidad durante un par de meses. Al final el concurso del bautismo de mi nuevo portátil lo ganó mi amigo Javitxu, con su propuesta de “HPito” (léase en alemán “japito”) … en homenaje a todo los Javis que pueblan mi vida
 
posted by Rita Peich at 8/25/2008 12:43:00 a. m. | Permalink |


3 Comments:


  • At 8/25/2008 12:54 a. m., Blogger Rita Peich

    Dicen que cuando el diablo no tiene nada que hacer mata moscas con el rabo ... y yo mejor me podría haber puesto a jugar con las cerillas, mejor que con el editor de plantillas, porque me he cargado la anterior y ahora no me permite deshacer los cambios.

    Y encima me saca las símbolos raros para los caracteres especiales ... en fin, supongo que tendré que acostumbrarme a este nuevo formato durante un tiempo; al menos hasta que el diablo se vuelva a aburrir y me dé de nuevo por jugar con el editor de plantillas

     
  • At 8/25/2008 1:18 p. m., Blogger Jean Bedel

    En cuanto al contenido, diré que prefiero no pensar mucho en tanatos, me pongo ligeramente nervioso. En cuanto al continente, decir que me llevé una sorpresa con este cambio de plantilla, que tampoco está tan mal, aunque haya sido por accidente. A mí me gusta :-). Saludos.

     
  • At 8/25/2008 2:39 p. m., Anonymous Pablo

    Bueno, la plantilla anterior tampoco se imaginaba que de una forma imprevista y fortuita le iba a llegar su hora.
    La nueva queda bien, ojalá le encuentres la vuelta a lo de los caracteres especiales así el contenido nos llega con todas sus expresiones.

    ¡Gracias por develar la incógnita del concurso!